Inicio / Noticias / Declaración Constramet por cierre de planta Unilever

Declaración Constramet por cierre de planta Unilever

A las y los Trabajadores, a nuestras organizaciones hermanas de Chile y el mundo, Industrial Chile “Constramet”, frente al cierre de la planta Carrascal de la empresa multinacional Unilever, declara lo siguiente:

1.- Chile vive momentos históricos de definiciones políticas que marcaran el curso de nuestro País, para las próximas décadas, a través del proceso constituyente, que se abrió paso tras años de luchas y sacrificios de nuestra Clase Trabajadora y el Pueblo.

2.- Desde aquel fatídico quiebre democrático, a través del Golpe Militar, el 11 de septiembre de 1973, el modelo desarrollista inaugurado en la década de los años 40, empezaba a ser modificado y transformado de raíz, partiendo por la privatización de las empresas estratégicas que fueron creadas por el Estado y reduciendo a éste último en un mero espectador y un tibio regulador del mercado.

3.- Terminada la Dictadura militar, le sobrevivieron a ésta, la Constitución de 1980, el modelo económico neoliberal, la impunidad y falta de justicia social. La Concertación gobernó 20 años, sin modificar el modelo, pues lo profundizo y termino concesionando las carreteras y privatizando el agua, la luz e intento hacerlo con la salud pública.

4.- De una economía desarrollista, que inclusive llego hasta el campesinado, pasamos a una economía extractivista y de servicios, principalmente financieros. Del empleo regulado y directo, pasamos a nuevas barreras de cesantía permanentes y empleo informal, creciendo con el ello también la subcontratación de Trabajadores, generando un salario estándar que no cubre las necesidades básica de nuestra Clase y el Pueblo, recurriendo la gran mayoría a la deuda, inclusive para el alimento.

5.- La Industria nacional cada año, pierde participación en la economía y generación de empleos, puesto que la Dictadura y luego los gobiernos de la concertación, abandonaron el modelo de desarrollo que nos puso a la cabeza del progreso en Latinoamérica a mediados del siglo pasado. Por otro lado, la privatización de las empresas del Estado y la exclusión del Estado en el fomento de la industria en general, ha dejado al mercado como único interviniente en la economía (compuesto por pocos y grandes consorcios económicos, dominados por empresas Trasnacionales con alianza del gran capital chileno), apoyados por los tratados de libre de comercio, fomento la destrucción de medianos y pequeños industriales que frente a la importación de bienes manufacturados en China, terminaron quebrando o convirtiéndose en importadores de

productos que eran manufacturados en Chile. Así se terminó la industria textil, del cuero y calzado, ahora la industria metalurgia y metalmecánica, corre el mismo camino.

6.- El anuncio del cierre de la planta más antigua en Chile de Unilever, no es un hecho aislado frente al contexto histórico aquí explicado, puesto que el Capital no tiene patria y las grandes corporaciones buscan maximizar las utilidades a cada segundo y si requieren cambiarse de País, lo anuncian y punto, mientras el Gobierno guarda silencio y el Estado no tiene herramientas de intervención.. Las consecuencias del cierre de esta planta, implica afectar inmediatamente la calidad de vida de las y los Trabajadores de la empresa, a sus familias y a su organización sindical (histórica por cierto). En pocas palabras, se acaba con un tipo de empleo, catalogado como decente por parte de la OIT, que no será reemplazado por el mismo tipo de empleo, aumentado con ello, un nuevo contingente de Trabajadores a la precariedad laboral.

7.- El marco laboral en Chile, contraviene los postulados de la Libertad Sindical, al negarse a los Trabajadores y Trabajadoras, la negociación colectiva por Rama o sector económico y obliga a su vez, a la negociación colectiva por empresa o establecimiento de la empresa, atomizando con ello a la organización sindical, la cual pierde toda fuerza, si el Sindicato no es capaz de salir de las fronteras de la empresa y unirse con otros sindicatos, para la construcción de poder sindical, no solo dentro del País, sino que unirnos en el mundo entero.

8.- Nuestra Confederación se solidariza y extiende un abrazo de Clase, al Sindicato de Trabajadores de Unilever, condena la acción de la empresa trasnacional y haremos los esfuerzos, para que así también lo hagan, los más de 50 millones de Trabajadores/as que agrupa Industrial Global Union, de castigar a esta empresa, llamando desde ya, a no comprar productos Unilever en Chile, de materializarse la medida de cierre.

Finalmente, la oportunidad de cambiar esta realidad, depende de la Clase Trabajadora y el Pueblo, votando masivamente este 25 de octubre por la opción Apruebo y en el segundo voto, por la opción Convención Constitucional. Así podremos iniciar un camino de grandes transformaciones para Chile, impulsar la independencia económica, con un nuevo modelo de desarrollo, un Chile Industrial, con soberanía alimentaria y sustentable con el medio ambiente.

Le recomendamos buscar

Industrial Chile Constramete sigue con sus foros #ChileIndustrial: El turno ahora es de la Soberanía Alimentaria

Este 9 de septiembre se llevo a cabo el segundo foro de la serie #ChileIndustrial, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *