Inicio / Contenidos / Comisión Bravo: ¿La cocina de Zaldívar ataca de nuevo?

Comisión Bravo: ¿La cocina de Zaldívar ataca de nuevo?

No cabe duda que las transformaciones sociales en Chile están en disputa, a diario vemos como hacen sentir su influencia los poderes económicos amparados en poderes políticos que están a su merced. La reforma tributaria fue el ejemplo más escandaloso de aquello, donde el Senador Andrés Zaldívar salió nuevamente en defensa de los intereses transnacionales, de la misma forma que lo hizo con la Ley de Pesca impulsada por el ex ministro Pablo Longueira, sin tener la dignidad de inhabilitarse por la pública y notoria relación de su familia con las pesqueras.

Quienes luchamos por un nuevo sistema de AFPs, debemos poner una señal de alerta, pues las AFPs tienen una conexión directa con el poder político, tal como lo denunciara el diario electrónico El Mostrador, muchas ex – autoridades han participado de los directorios de las AFP, robusteciendo vínculos entre partidos políticos y el negocio de administrar las pensiones de los trabajadores de este país. Este escandaloso maridaje, se refleja muy bien en los dichos del ex presidente de la Democracia Cristiana, Ricardo Hormazábal, “hacer cambios es muy difícil cuando financian el 48 % de las campañas de la UDI y RN y el 14 % de los gastos de los partidos de la oposición (Concertación).

Como lo denunciaba en estos días un programa de televisión,  a partir de la reforma al Decreto Ley 3.500, elaborado por la dictadura, se instala el lucro en materia previsional por sobre el objetivo de protección social que un sistema de este tipo debe tener. En definitiva, lo que hoy en día tenemos los trabajadores no es un sistema de seguridad social sino que tenemos un sistema de ahorro forzoso, que ha servido no para entregar pensiones, sino que, fundamentalmente para el fortalecimiento del mercado de capitales, beneficiándose de esta forma con nuestros ahorros a las empresas más grandes de este país.  Si a eso agregamos el antecedente que el cambio al sistema de AFP se obligó en plena dictadura, tenemos sin lugar a dudas un “asalto a mano armada”.

Sin embargo lo que enciende las alarmas hoy, es lo que podría “cocinarse” en la llamada Comisión Asesora Presidencial sobre el sistema de Pensiones o “Comisión Bravo”, que de paso hay que señalar, integra a Martín Costabal, entre otros neoliberales, quien es ex ministro de hacienda de Pinochet, gerente general de AFP Hábitat y miembro del equipo de diseño del sistema de capitalización individual.

Hace algunas semanas la Asociación de AFPs acudió a dicha instancia para presentar propuestas que resultan asombrosas por utilizar una palabra suave. Las AFPs destinaron largos capítulos a demostrar la rentabilidad del sistema, obviando que quién se lleva la mayor parte de dicha rentabilidad son las propias administradoras y no las pensiones, y por tanto la alta rentabilidad en términos generales, no lo hace un buen sistema de pensiones sino solamente un excelente negocio.

Entre las propuestas, en primer lugar se insiste en aumentar los años laborales tanto para hombres como para mujeres, sin mencionar si serán solamente los trabajadores los que seguiremos cotizando o habrá otros aportes. No solo eso, plantean además que el   APS (aporte previsional solidario) se congele y se mantenga, es decir con carga al Estado. Más sorprendente aún, proponen que la Pensión Básica  y APS, que es para el 60% más pobre, no se consideren como rentas para efectos de sus fichas CAS.

En esta misma línea se plantea que se siga pagando el seguro de cesantía, el “Fondo Solidario”, pero que incorporen las cotizaciones de éste con dinero del Estado, es decir que el fondo solidario se haga cargo de las cotizaciones. Pero la guinda de la torta es que pretenden aumentar el tope imponible para aquellos que realizan ahorros mediante la modalidad APV, pero hay que recordar que esto se rebaja del impuesto a la renta, lo que claramente es un incentivo para aquellos que tienen la posibilidad de este tipo de ahorro.

En esta senda, no por tozudez ni capricho, los trabajadores rechazamos las propuestas que hemos conocido a través de la prensa, tanto por los dueños de las AFPs, la derecha política y económica e incluso la Nueva Mayoría, como son la creación de una AFP estatal, el aumento de edad para jubilarse y el aumento en la tasa impositiva, sino porque ese marco es precisamente el que ha sido incapaz de garantizar pensiones dignas tras casi 34 años de vigencia del sistema de capitalización individual, llevándonos a un callejón cuya única salida a nuestro juicio es el fin del sistema de AFP y su reemplazo por uno solidario.

Asistiendo a este tipo de propuestas en las que el empresariado, la derecha y los poderes fácticos muestran, era que no, una unidad monolítica, mientras que quienes estamos contra el actual sistema nos enfrentamos a la necesidad urgente de construir una acumulación de fuerzas con argumentos, movilización y calle, capaz de enfrentar un eventual segundo plato de la cocina de Zaldívar.

Le recomendamos buscar

CUT rechaza polémico acuerdo Transpacífico TPP-11 e insta a los parlamentarios a no ratificarlo: Derechos laborales retrocederían sustancialmente si se aprueba

El próximo 2 de abril se discutirá en la sala de la Cámara de Diputados, …